miércoles, 5 de septiembre de 1990

[009] Augusto Pinochet

======================================================
  • “El ejército alemán está formado por marihuaneros, drogadictos, melenudos, homosexuales y sindicalistas"
  • Augusto Pinochet · Genocida
  • 5 Octubre 1990
  • Las caras de la homofobia · Crímenes de odio

======================================================


======================================================

El 5 de Septiembre de 1990 (precisamente al día siguiente de realizarse un entierro digno a Salvador Allende), en un homenaje al ejército chileno celebrado en el exclusivo club La Unión el general y comandante en jefe Augusto Pinochet no resistió la tentación de hablar e improvisó, aunque después explicó que cuando el ejército está molesto, “es estoico y guarda silencio”. Pero, ¿qué dijo?. Disparó, directamente, contra el Ejército de la República Federal de Alemania. Calificó al general conde Wolf Stefan von Baudissin como "el traidor más grande que ha tenido Alemania" y "quien destruyó al ejército alemán". Según Pinochet, el ejército alemán, "invicto en el primer tiempo de la guerra [la II Guerra Mundial]", quedó formado por "marihuaneros, drogadictos, melenudos, homosexuales y sindicalistas después de los consejos del general traidor". El militar al que Pinochet se refirió era una de las personas que formaron el Bundeswher (Ejército de la RFA, reconstituido después de los acuerdos de Londres, en octubre de 1954) en el concepto de reducir las diferencias entre civiles y uniformados. Von Baudissin contribuyó a reinsertar las fuerzas armadas en la sociedad, después de la experiencia nazi. Expresó Pinochet su preocupación de que el ejército chileno, formado en el molde prusiano, según expertos en Defensa, se había convertido en una institución como el ejército de la RFA, en el cual "en cada compañía hay un sindicato". Cuando terminó de improvisar, Pinochet explicó: "No quería hablar, pero hablé y creo que no me salí de madre". En fin, todo para decir que el ejército seguiría sin cambios bajo su mando en la actual "democracia".

Pinochet se había visto obligado a abandonar la “presidencia” de Chile seis meses antes, el 11 de Marzo de 1990, en un proceso pactado; pero se mantuvo como comandante en jefe hasta el 10 de Marzo de 1998. Los discursos improvisados del dictador ya eran famosos: a los opositores había llamado “ratas” y a los colaboradores que le abandonaron “malnacidos”.

La reacción del Gobierno de Bonn no se hizo esperar, expresando su enérgica protesta. Su Ministerio de Exteriores comunicó su “consternación” y solicitó al Gobierno chileno que llamara al orden a Pinochet y que se juzgara a los miembros de la colonia Dignidad, un enclave de emigrantes alemanes en el sur de Chile usado como campo de torturas contra prisioneros políticos durante la dictadura militar. El Ministerio de Defensa alemán expresó su “estupor e incredulidad”: “jamás hemos recibido ataques semejantes, ni siquiera de regímenes comunistas”. También hubo reacciones entre los políticos chilenos: así, el socialista Jorge Arrate, calificó las declaraciones de Pinochet de "insólitas, graves, groseras" y el democristiano Andrés Zaldívar dijo que "rayan en lo cómico". Algunos diputados plantearon que era éste el momento para presionar por la renuncia a Pinochet. Ni caso, pasaron los ocho años pactados para la renuncia definitiva. A los días, Pinochet volvió a “improvisar”: "Nunca he querido ofender al Gobierno alemán y menos al ejército alemán", dijo. Pero ratificó su juicio sobre el general Von Baudissin: "Bueno, es mi opinión. ¡Cuántos dicen que yo soy un criminal y no he matado a nadie! Es cuestión de opiniones de la gente no más".

El 20 de Septiembre, al fin, el “presidente” chileno Patricio Aylwin mantuvo una reunión con Pinochet, en la que le expresó su preocupación por conductas que "se apartan del marco institucional de sus funciones y entran en el campo de la contingencia política". Aylwin criticó a Pinochet "las desafortunadas palabras con las que calificó al Ejército de un país tradicionalmente amigo de Chile, comprometiendo con ello nuestras relaciones internacionales". A la salida del Palacio de la Moneda, grupos de manifestantes gritaron al ex dictador: “Que se vaya Pinochet". Las relaciones entre el Gobierno y el Ejército eran ásperas desde que Aylwin había creado una comisión para investigar las violaciones de los derechos humanos cometidas durante el régimen militar.

Hay que añadir algún dato más, porque de otro modo no se explica la “sensibilidad” demostrada en este caso ante unas declaraciones homófobas de un tirano. Alemania se encontraba en pleno proceso de reunificación, que iba a realizarse oficialmente unos días después, el 3 de Octubre. Decían las crónicas de entonces: “La Nationale Volksarmee (NVA), el Ejército de la RDA, desaparece también de un plumazo. En esa fecha los soldados y oficiales podrán finalmente estrenar los nuevos uniformes de la Bundeswehr, el Ejército alemán occidental, que durante años fue su enemigo. De hecho, desde principios de septiembre más de 300 oficiales de la NVA están siguiendo cursillos intensivos en la RFA sobre los principios del llamado "ejército de ciudadanos", la especial idiosincrasia que se impuso al Ejército de la RFA para olvidar el rígido autoritarismo del nazismo. Algo que recientemente se ha encargado de recordar el general Pinochet al acusar a la Bundeswehr de "pandilla de maricones".”

======================================================

======================================================

ANVERSO

EL CHE DE LOS GAYS

======================================================