sábado, 29 de septiembre de 1990

[010] Jesús Gil y GIl

===================================================
  • “No es que sea un mariquita, es un maricón”
  • Jesús Gil y Gil · Presidente del Atlético de Madrid
  • 29 Septiembre 1990
  • Las caras de la homofobia · El fútbol es así… cosa de hombres
===================================================


===================================================

El 29 de Septiembre de 1990 el secretario de la UEFA, Unión Europea de Asociaciones de Fútbol, pidió oficialmente a Jesús Gil, presidente del Atlético de Madrid explicaciones por los comentarios que había realizado en el programa de RNE Tablero Deportivo sobre el colegiado francés Michel Vautrot. Gil afirmó textualmente: “No me extrañó para nada el arbitraje que nos hizo [refiriéndose al encuentro de la pasada temporada Atlético de Madrid-Fiorentina de Copa de la UEFA]. No es que sea un mariquita, es un maricón. Sé de muy buena tinta que después de quedar nosotros eliminados de la Copa de la UEFA a ese colegiado le buscaron los italianos un niño rubio de ojos azules”. Sin embargo, el presidente del Atlético posteriormente reconoció en privado que se “pasó” en sus declaraciones sobre Vautrot y que no sabía cómo salir de este asunto.


El 16 de Noviembre de 1990, cuando iba a declarar ante el Comité de Control y Disciplina de
la UEFA, Jesús Gil manifestó en Zurich: “No he venido a Suiza como un reo ni a ser juzgado, sino a denunciar ante la UEFA, con informes completos, la manipulación del fútbol, los preparativos de ciertos partidos de las competiciones”. “Me habría gustado tener un careo con Juan Manuel Gozalo, el periodista de Radio Nacional de España con el que hablé de Vautrot. Pero la UEFA no lo ha permitido. Por otra parte, él tampoco ha contestado a un requerimiento notarial que le envié para que explicase cómo fue nuestra conversación. Le llevaré a los tribunales si es preciso”. La UEFA lo sancionó con su inhabilitación como presidente del Atlético durante dos años “No se pueden admitir palabras tan fuertes”. Sin embargo Gil insistió: “Lo que importaba era salvar la autoridad de un árbitro. Comprendo el malestar de Vautrot, del que no sé dónde vive, si es soltero o casado, si tiene hijos o no”.

===================================================
===================================================